COVID-19 Mutando

 

A medida que el nuevo SARS-CoV-2  que todos conocemos como COVID-19 se extiende por todo el mundo, se han producido un gran numero de predicciones sobre si el virus mutará o si ya ha mutado y se ha hecho más mortal o más infeccioso.

 

 

 

Este tema supongo que a todos nos preocupa yo quiero dedicar este vídeo corto a analizar si el virus pueden multar o no y si en caso de hacerlo esto lo convierte en más o menos peligroso quédate hasta el final del vídeo si quieres obtener respuesta a todas estas preguntas.

Lo primero que quisiera hacer es apuntar algunos conceptos que será básicos para que comprendáis bien todo el resto del vídeo.

En primer lugar debéis saber que todos los virus mutan. Es parte de su ciclo de vida. Pero esos cambios que se producen no siempre son problemáticos.

En segundo lugar debéis saber que este nuevo coronavirus es un virus ARN que no es más que una colección de material genético empaquetado dentro de una cubierta de proteínas.

En tercer lugar los virus ARN, como la gripe y el sarampión, son más propensos a cambios y mutaciones en comparación con los virus ADN, como pueden ser el herpes, la viruela o el virus del papiloma humano.

La palabra mutación a muchos de vosotros os traerá la cabeza enseguida temores Porque implica cambios inesperados que nos resultan extraños, Además de que no paran de aparecer por aquí por allá tertulianos mal informados que hablan sobre las mutaciones que puede estar sufriendo este virus.

Pero debéis saber que las mutaciones no son siempre necesariamente algo malo. Como ya os he dicho antes todos los virus mutan pero esos cambios no han de ser necesariamente algo negativo, ya que en algunos casos, esas mutaciones pueden hacer que el virus sea más débil. Sin embargo, por lo general, los cambios son tan pequeñitos que no hay una gran diferencia ni en las tasas de transmisión ni en las de mortalidad.

La forma de evolucionar de los virus es mediante la mutación. Es decir, se producen cambios en su código genético con el tiempo. Para que lo entendáis de forma muy sencilla, la forma en que sucede es un poco como el juego de teléfono, al que todos de pequeños hemos jugado. Yo por ejemplo soy el primer jugador y mi palabra es “GATO". Se la susurro al segundo jugador quien accidentalmente entiende "DATO". El segundo jugador le susurra su palabra al tercero, que escucha "DADO". A medida que el juego avanza, la palabra se transformará cada vez más y se alejará así de su forma original.