Estas son algunas de las cosas sencillas de la vida diaria que tu puedes cambiar para fortalecer tu memoria.

Aprende idiomas

En general aprender algo nuevo, ya sea un nuevo idioma, tomar clases de cocina o bailes de salón es bueno para el cerebro. Pero resulta que el aprendizaje de bailes de salón en pareja es especialmente bueno. Con el baile no sólo hacemos ejercicio físico, sino que hay que pensar sobre la marcha, ir cambiando y ser flexible.

Cambia el tipo de letra en tu ordenador

Haciendo que el texto sea un poco más difícil de leer beneficias a tu cerebro cerebro. Puedes hacer esto cambiando el tipo de letra de tu ordenador, añadiendo negrita o cursiva, o haciendo la pantalla más pequeña para que el texto aparezca más pequeño.

Juega al Tetris

En un estudio, un grupo de adolescentes que jugaban regularmente al Tetris presentaban cambios en las partes del cerebro involucradas en el pensamiento crítico, el razonamiento, el lenguaje y el procesamiento, entre otros. El juego requiere que manipulemos piezas a medida que caen a fin de crear una fila ordenada de baldosas. El Tetris, que puede tener ya 25 años, todavía está disponible para todo tipo de aparatos, incluyendo iPhone o Android.

Medita conscientemente

Las personas que meditan de forma habitual inducen cambios físicos en el cerebro, se cree que como resultado de la formación de nuevas redes sinápticas, Esto aumenta no sólo la atención sino también la autoconciencia y la empatía. No cuesta nada y se puede hacer en cualquier lugar, en cualquier momento.

Hazte zurdo (o diestro)

Muchas personas que han sufrido un accidente cerebrovascular después, sufren parálisis lateral por lo que se ven obligados a aprender a usar el lado no dominante de su cuerpo para realizar tareas cotidianas como escribir. Esto les ayuda a crear nuevas redes neuronales. Cualquiera de nosotros podemos beneficiarnos de esta práctica. Lávate los dientes, átate el cinturón o come con la mano izquierda. Estas prácticas activan nuevas partes de nuestro cerebro.

Lee en voz alta

Leer un libro o el periódico en voz alta estimula distintas partes del cerebro a las que se estimulan al leer en silencio. Al mantener esas zonas del cerebro activas conservamos las conexiones neuronales. Los pilotos de aerolíneas revisan mejor su lista de tareas si la leen en voz alta, incluso sin que haya nadie en la cabina.

Escribe a mano

Cambiar el teclado por el bolígrafo y el papel es mejor para el cerebro, según un estudio publicado en el Journal of Cognitive Neuroscience.  La investigación en niños ha demostrado que la escritura con lápiz y papel activa más áreas del cerebro que simplemente tecleando.

Distráete

Resulta que los ruidos que te distraen pueden hacer algo más que volverte loco. De hecho, un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Amsterdam encontró que las personas expuestas a un ruido de fondo molesto, resolvían más anagramas que los que no tenían esa distracción.


Imagen por lifesciencedb.BrianMSweis at en.wikipedia [CC-BY-SA-2.1-jp], from Wikimedia Commons