Aproximadamente el 30 por ciento de los hombres de más de 60 años de edad tienen bajos los niveles de testosterona.

El problema más comúnmente asociado a niveles bajos de testosterona es una marcada disminución en el deseo sexual. Sin embargo, el SDT se relaciona con un importante número de síntomas como son:

  • Fatiga crónica o falta de energía
  • Insomnio
  • Aumento de peso
  • Reducción de la masa muscular y la fuerza
  • Dificultad para recuperarse tras el ejercicio
  • Problemas de corazón
  • Osteoporosis
  • Problemas con el razonamiento espacial
  • Dificultad para concentrarse
  • Disfunción eréctil

Lo más difícil es que muchos de estos síntomas también pueden ser señales de otros problemas de salud. Por ejemplo, aunque se pueda sospechar que la fatiga crónica y la falta de energía sean el resultado del SDT, en realidad pueden ser síntomas de la depresión. Por eso es muy importante hacerse una analítica y un examen físico, por parte de su médico, antes de someterse a un tratamiento con testosterona.

También es importante tener en cuenta que la edad no es siempre un factor determinante en los pacientes con SDT. De hecho,el síndrome puede aparecer en personas jóvenes incluso con 20 años. Sin embargo, no siempre es necesario un tratamiento con fármacos. Se debe revisar el estilo de vida del paciente, especialmente en los más jóvenes, factores como el estrés o los hábitos alimenticios y de este modo ayudar a prevenir el SDT desde el principio.

La mayoría de los tratamientos para el SDT son bioidénticos, lo que significa que son idénticos a la testosterona que produce cualquier hombre. Existen diferentes tratamientos, el que se presenta en forma de gel se aplica generalmente en el pecho, los brazos, la espalda, las axilas o incluso en la cara interna del muslo una vez al día. el parche es menos empleados, ya que en ocasiones puede producir irritación de la piel, un porcentaje muy pequeño de pacientes, utilizan la terapia inyectable, que por lo general tiene una duración de hasta dos semanas.

Animo a todas las personas que piensan que pueden tener síntomas de déficit de testosterona a que acudan a un médico. Este es un asunto que no puede ser auto-diagnosticado. Confía en un urólogo para conseguir la ayuda que necesita de la forma más segura posible.