Este tipo de aplicaciones permite a los usuarios tomar fotos de sus lunares y averiguar si pueden ser cancerosos.

Utilizando algoritmos matemáticos específicos, este tipo de herramientas calculan la forma del lunar y la piel circundante mediante la construcción de un mapa estructural para descubrir patrones de crecimiento de tejidos que ayuden a identificar desarrollos anormales.

 Todas las aplicaciones incluyen una advertencia diciendo que deben ser utilizadas solo con propósitos educativos, y que no pueden ser destinadas a la obtención de un diagnóstico. Sin embargo, debe concienciarse a la gente de que la opinión de estas aplicaciones para móbil no puede sustituir una evaluación médica especializada.

"Si una persona detecta una lesión preocupante, pero la app de su smartphone la evalua incorrectamente como benigna, esta persona podría no ir al especialista", afirma la Dra. Laura Ferris, profesora asistente de dermatología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh. Ferris agregó que las exenciones de responsabilidad actuales no incluyen una declaración acerca de lo que sucederá si el melanoma no es tenido en consideración, pues será más difícil de tratar y su pronóstico será peor.

Avi Lasarow, presidente de Lasarow Healthcare Technologies, destribuidores de la app Mole Detective (3,93€), afirma que el objetivo principal de la aplicación es aumentar la conciencia sobre los peligros del melanoma.

 "Creemos que nuestra aplicación ya lo está haciendo al acercar la tecnología de un método de evaluación dermatológico en tu propia casa", comentó Lasarow, refiriéndose al análisis utilizado por la aplicación. La aplicación busca los síntomas comunes de melanoma, incluyendo la asimetría del lunar, borde irregular y las variaciones en el color, pero no hace un diagnóstico real, concluyo Lasarow.

Se hace necesaria una regulación para las aplicaciones médicas de los smartphones antes de que se conviertan en un problema para la salud.