Por: Vicente Segarra


cristina-garmendia
La ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia.

Además de esto, los españoles vamos a soportar este año las duras restricciones del presupuesto del estado en sanidad, pues  el Gobierno ha realizado también recortes de fondos para el Sistema Nacional de Salud, aproximadamente unos 380 millones de €, lo que repercutirá de forma negativa en la investigación médica básica, en salud pública, en medicina clínica y de servicios de salud.

¿Que significan estos recortes para el futuro de España?

Cuando se le pregunta a los españolitos de a pie sobre la financiación pública de la investigación médica, ya sea en las encuestas de opinión o en una conversación informal, la respuesta mayoritaria es que la investigación médica es una inversión necesaria.

Sin embargo, en 2011, el Gobierno de la Nación ha reducido una vez más el dinero destinado a investigación médica, convirtiéndose en uno de los sectores más perjudicados por los Presupuestos Generales del Estado para este 2011.

Últimamente, muchos gobiernos de todo el mundo se han visto obligados a tomar difíciles decisiones para recortar el gasto. La coalición Conservador-Liberal  del gobierno del Reino Unido esta preparando duros recortes al gasto público para contrarrestar la deuda de aquel país.

george osborne
George Osborne :“La investigación… es vital para nuestro futuro éxito económico"

El sector de la investigación médica, en una desesperada lucha por evitar los recortes de fondos, preparó manifestaciones públicas bajo el lema "La ciencia es vital".

La investigación médica en el Reino Unido se ha salvado de los recortes presupuestarios. “La investigación… es vital para nuestro futuro éxito económico", anunció el Ministro de Hacienda George Osborne.

"Hemos estado advirtiendo a nuestros colegas con regularidad sobre la importancia de la I+D en sus propios presupuestos", dijo David Willetts, Ministro británico de Universidad y Ciencia.

Además, el gobierno britanico ha decidió que la financiación de la investigación médica debe ser estable, en términos reales y protegida de la inflación, durante los próximos cuatro años.

Del mismo modo, Estados Unidos, país que arrastra un gran déficit presupuestario, por boca de su presidente Obama ha reiterado que la investigación es una "inversión base" necesaria para el crecimiento económico y que la creación de empleo y la inversión en investigación cuenta con un amplio apoyo del público estadounidense.

La cruda realidad de esto es que se prevé que de cada tres proyectos de investigación presentados, considerados dignos de financiación, dos sean rechazados por falta de fondos. El Gobierno no ha valorado suficientemente la investigación que, debido a la alta calidad de sus investigadores, debería haber obtenido más apoyo.

El peso de este recorte presupuestario correrá a cargo de los científicos más jóvenes. Ellos son los investigadores más vulnerables a la escasez de fondos y también son los más proclives a marcharse al extranjero, a ambientes de trabajo más estables, o a abandonar su trabajo como investigador. De este modo la investigación en España perderá, como es habitual, a su mentes más brillantes.

España se encuentra en un punto de inflexión en el que o se apuesta decididamente por la investigación, o estamos abocados a convertirnos en un país de segunda. El gobierno debería ser consciente de que con sus decisiones está determinando el futuro de España.

¿Es la investigación médica un lujo económico? 

investigacion-medicaUn análisis riguroso nos indica que no es el caso. De hecho, la inversión pública en el sector de la investigación médica en España ofrece un importante retorno económico.

En una época en que nos estamos acercando al importante reto económico de mantener la salud de una población que envejece, sería razonable que España invirtiera en una investigación médica que, en última instancia, reduciría los costes sanitarios.

Las perspectivas son muy poco halagüeñas. Con este recorte en 2011 sobre el ya menguado presupuesto, estamos entrando en un escenario de degradación irreversible de nuestro sistema de I+D.