El doctor Tomás Chivato, jefe clínico del Servicio de Alergia del Hospital Central de la Defensa Gjómez Ulla de Madrid y presidente de la SEAIC, ha apuntado que los que peor lo pasarán serán los alérgicos de la España seca, es decir, aquellos que residan en Madrid, Castilla La Mancha, Extremadura y el norte de Andalucía.

Más del 50% de los alérgicos son sensibles a tres y hasta cuatro pólenes, lo que dificulta precisar el principal agente causante y afinar en los tratamientos

Entre el 20 y 25 por ciento de la población presenta rinitis alérgica y entre el 5 y el 10 por ciento asma, porcentajes muy significativos, no solo por la importancia de la enfermedad, sino porque es una patología cada vez más presente.

Además de las medidas lógicas de precaución para evitar la exposición al polen como:

  • evitar parques y jardines
  • evitar las áreas de vegetación y sobre todo el césped
  • cerrar ventanas y mantener la habitación en penumbra durante el día
  • usar filtros en el aire acondicionado del coche


existen fármacos para combatir los síntomas alérgicos más dañinos y molestos. Pero su eficacia se limita al período concreto en que se toman. "El único tratamiento que aporta algo más que el control de síntomas es la inmunoterapia", es decir, vacunarse, remarcó el presidente electo de la SEIAC, José María Olaguibel, "ya que mantiene su eficacia al cabo de años y frena un poco la progresión de la alergia".