Pelvic Gym son dos esferas de silicona unidas por un cordón entre ellas. En el interior de cada esfera hay bolas más pequeñas que producen pequeñas vibraciones con el movimiento.

Pelvic Gym posee un cordón en el extremo final para facilitar su extracción de la vagina.

El material utilizado en su fabricación es la silicona por ser esta hipoalergénica y fácil de limpiar.

Pelvic Gym hay que lavarlo antes de su uso con un jabón neutro que tolere nuestra piel, una opción es el gel de baño habitual. Antes de introducirlas en la vagina, hay que lubricarlas con un lubricante hidrosoluble, como Pelvic Gel, para facilitar el proceso.

La primera semana se aconseja utilizarlas durante 15 minutos al día. A partir de ahí, se va aumentando el tiempo progresivamente, pudiéndolas utilizar al final el tiempo que uno quiera, siendo recomendable hasta 4 horas.

Siempre hay que llevarlas cuando se produzca movimiento. Hay que retirarlas en reposo ya que su funcionalidad es nula.

No es recomendable usarlas durante el embarazo para evitar hongos u otras posibles infecciones.

El embarazo y el parto pueden provocar daño a la musculatura pélvica, por ello es aconsejable utilizarlas tras dar a luz.

Al caminar o al moverse, fortalecen la musculatura del suelo pélvico. Tanto las vibraciones que producen como el hecho de tenerlas en el interior provocan la contracción de los músculos vaginales, por lo que se fortalece la zona.

Ejercitar el suelo pélvico ayuda a prevenir y a controlar la incontinencia urinaria, mejorando los mecanismos de cierre uretral. Las vísceras pélvicas descansan sobre el suelo pélvico, al estar más fortalecido, disminuye el riesgo de sufrir prolapsos.

También aumenta el placer en las relaciones sexuales al ser la mujer más consciente de su musculatura genital. El músculo pubococcígeo, principal del suelo pélvico, al estar más desarrollado ayuda a aumentar la capacidad de alcanzar el orgasmo y su intensidad.

Otro beneficio de Pelvic Gym es que aumentan la lubricación natural femenina.

Para finalizar, recordaros que no se ve, por lo que puedes caminar tranquilamente por la calle y nadie lo notará.