• La concordancia neumólogo paciente en el grado de satisfacción con el tratamiento prescrito es del 56%.
  • Percepción de la calidad de vida (61,5% cambios de hábitos asumibles (64,3%), apreciación de la mejoría de los síntomas (62,8%) y reducción de la frecuencia de las exacerbaciones (64,1%) principales aspectos de discordancia.
  • En los casos de asma mal controlada, las discrepancias alcanzan el 73% de los casos tanto en el impacto de la enfermedad como la satisfacción del tratamiento.

La concordancia entre la visión que un paciente tiene de su enfermedad y su tratamiento y la de su médico juega un papel relevante en la evolución de la misma. Sin embargo, un estudio realizado por el Programa de Investigación en Asma de SEPAR (Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica) muestra un alto nivel de discrepancia tanto en la valoración del impacto del asma en la vida diaria como en la satisfacción por el tratamiento entre el neumólogo y su paciente asmático.

Analizando las valoraciones de 1160 pacientes y 300 neumólogos, destaca en primer lugar que en un 53,6% de los casos se constató un asma bien controlada. En relación al impacto de la enfermedad en la vida diaria del paciente, el grado de concordancia entre la opinión del paciente y la de su neumólogo fue tan solo del 57%; y en el 26% de los casos, los médicos (en relación a los pacientes) infravaloraron dicho impacto. El menor grado de concordancia en el impacto clínico de la enfermedad se observó en el desarrollo de actividades lúdicas esporádicas (57,1%) y habituales diarias (57,6%), y en la calidad de vida relacionada con la salud (61,5%).

La concordancia en el grado de satisfacción con el tratamiento fue del 56%; y en el 21% de los casos, los médicos (en relación a sus pacientes) infravaloraron dicho grado desatisfacción. La menor concordancia se observó en la apreciación de la mejoría de los síntomas (62,8%), en la reducción de la frecuencia de las exacerbaciones (64,1%) y en los cambios de vida asumibles recomendados (64,3%).

De un modo general, los pacientes con asma bien controlada presentaron niveles significativos menores de discrepancia enfermo-paciente (29% y 32,1%), en comparación con los de asma mal controlada (73,7% y 73,1%). Lo que parece indicar que la falta de concordancia podría contribuir a un menor cumplimiento del tratamiento y en consecuencia, a un control insuficiente del asma.

En conclusión, el grado de concordancia entre pacientes y neumólogos en la percepción de la magnitud del asma, es baja, particularmente en los casos con asma mal controlada. Los investigadores del estudio VISA consideran que hay diversos factores que inciden negativamente en la apropiada concordancia paciente-médico, por ejemplo, el aumento de la demanda asistencial, el escaso tiempo de visita médica y las falsa expectativas sobre lo que esperan recibir los enfermos de sus profesionales médicos.

El estudio VISA define como concordancia el grado de entendimiento entre el médico y su paciente, por el que ambos comprenden lo que el otro espera del tratamiento, positivo o negativo y cuáles son las expectativas en relación con la enfermedad y su afectación en la vida diaria. “Es importante conocer por parte de paciente los riesgos que comporta el asma y los beneficios del tratamiento y al mismo tiempo, el médico debe conocer las expectativas y temores del paciente para poder ayudarle”, explica el Dr. Vicente Plaza, neumólogo y director del Programa de Investigación en Asma de SEPAR.

Como recomendación, el Dr. Plaza apunta que “la escasa concordancia debería ser considerada en los programas de educación de asma administrados a los pacientes con asma insuficientemente controlada e incluir estrategias específicas para mejorarla. Al mismo tiempo, los profesionales sanitarios deberían considerar la perspectiva de sus pacientes para la identificación de objetivos terapéuticos concretos, individualizados y alcanzables”.
 


Fuente Gabinete de comunicación SEPAR