Sanidad ya ha seleccionado un total de 14 imágenes que muestran, de forma dramática, los efectos nocivos del tabaco. Dientes putrefactos, pulmones tumorosos o menores afectados por el tabaquismo pasivo con el fin de reducir la demanda de tabaco por el fumador y disminuir al mismo tiempo el número de nuevos fumadores.

Para la ministra de sanidad Trinidad Jimenez "El problema no son las imágenes terribles, es que esas imágenes son algo cierto: son las enfermedades que provoca el tabaquismo"

Las primeras cajetillas con fotos llegarán a España en noviembre de este año, pero se podrán comprar paquetes sin foto hasta noviembre de 2011

El grupo Fumadores por la Tolerancia asegura que las imágenes «son desagradables, pero no eficaces» para reducir el tabaquismo, ya que «no aportan más información que los textos actuales». A su juicio, sólo servirán para promover el coleccionismo de cajetillas.

Mientras el principal beneficiario del consumo de cigarrillos (al igual que pasa con la gasolina) sea el Estado, pensemos que alrededor del 50% de lo que cuesta una cajetilla de tabaco o el 80% del litro de gasolina son impuestos, las imágenes impresas en los paquetes de tabaco podrán ser más o menos agresivas, pero la voluntad real de que descienda el consumo de tabaco (o de promover el uso del coche eléctrico), más aun en tiempos de crisis, será más un guiño hacia ciertos colectivos que una verdadera realidad pues, habría que tener mucho coraje para matar la gallina de los huevos de oro.