Durante la celebración del "I Foro de discusión y análisis sobre vacunas" celebrado en Alhama de Aragón( Zaragoza) ante los periodistas resumió el escándalo generado por este gastroenterólogo inglés donde incidía en la "relación" entre la vacuna triple vírica y los casos de autismo.

El especialista catalán detalló el entramado jurídico que se organizó sobre este tema "animado por motivaciones económicas y buscando básicamente la presencia inocua de mercurio en la vacuna y en el uso fraudulento de quelantes por parte de Wakefield y sus seguidores".

Después de nueve años de juicios quedó claro que no hay relación alguna entre el uso de la vacuna triple vírica y el autismo, a pesar de que esa idea sin fundamento llegara incluso a calar en personalidades de fuste internacional.

Para Josep Artigas después de toda esta tremenda polvareda quedaron claras cuatro cosas:

  • El mercurio contenido en el cerebro es de un promedio de quince partes por billón. El conjunto de vacunas sólo se podría incrementar en 2/3 partes por billón
  • Sólo se han observado efectos tóxicos del mercurio a partir de 150/200 partes
  • Un bebé alimentado con lactancia materna durante los seis primeros meses tiene nivel de mercurio
  • Ningún experto médico ha aportado una teoría plausible que el mercurio pueda contribuir etiológicamente a generar casos de autismo.