El estudio, que incluyó a casi 90.000 mujeres de entre 40 y 59, es el último en cuestionar el valor de la mamografía rutinaria. Los investigadores encontraron el mismo número de mujeres que murieron de cáncer de mama en 25 años, independientemente de que se sometieran a mamografías anuales o no.

La mamografía se realiza de manera rutinaria para obtener un diagnostico temprano del cáncer de mama en las mujeres. Pero esta muy cuestionado si esta prueba de detección salva realmente vidas. En algunos casos, la detección precoz no necesariamente significa que el cáncer se puede curar y en otros los tratamientos funcionan incluso si el cáncer se descubre en etapas posteriores.

Aquí os dejo un resumen del estudio original, el cual podéis leer completo en la revista British Medical Journal, bajo el título : Twenty five year follow-up for breast cancer incidence and mortality of the Canadian National Breast Screening Study: randomised screening trial

Objetivo Comparar la incidencia de cáncer de mama y la mortalidad durante 25 años en mujeres de entre 40-59 años de edad que recibieron o no cribado por mamografía.

Diseño Seguimiento de la prueba de cribado aleatorio por los coordinadores de centro, la oficina central del estudio y su vinculación con los registros de cáncer y bases de datos de estadísticas de mortalidad.

Ajuste 15 centros de detección en seis provincias canadienses ,1980 -85 ( Nueva Escocia , Quebec , Ontario , Manitoba , Alberta y Columbia Británica ) .
Las participantes fueron 89.835 mujeres, de edades entre 40-59, asignadas al azar a la mamografía ( cinco pruebas anuales de mamografía ) o de control (sin mamografía ).

Participantes Mujeres en el grupo de entre 40-49 años de edad que recibian mamografía y mujeres de 50-59 años de edad que recibieron mamografía o exámenes anuales fisicos de mama. Mujeres de entre 40-49 en un grupo control que solo  recibieron un único examen fisico seguido de la atención habitual por su médico de cabecera.

Principales resultados medidos: muertes por cáncer mama.

Resultados Durante el período de selección Quinquenal se diagnosticaron 666 cánceres de mama invasivos en el grupo de la mamografía (n = 44 925 participantes) y 524 en el grupo de control (n = 44 910)  de las cuales 180 mujeres en el grupo de la mamografía y 171 mujeres en el grupo de control murieron de cáncer de mama durante el período de seguimiento de 25 años. El cociente de riesgo general de muerte por cáncer de mama diagnosticado durante el periodo de selección asociada con la mamografía fue de 1,05 ( intervalo de confianza 0,85 a 1,30) . Los resultados para las mujeres de 40-49 y 50-59 años de edad fueron casi idénticos . Durante todo el período de estudio, 3.250 mujeres en el grupo de la mamografía y 3133 en el grupo de control habían sido diagnosticadas con cáncer de mama, 500 y 505 , respectivamente , murieron de cáncer de mama. Así, la mortalidad acumulada por cáncer de mama fue similar entre las mujeres en el grupo de la mamografía y del grupo de control (riesgo relativo 0,99 , intervalo de confianza 0,88 a 1,12 ).

Conclusión: la mamografía anual en mujeres 40-59 años de edad no reduce la mortalidad por cáncer de mama más allá que la exploración física o la atención habitual cuando se dispone de terapia para el cáncer de mama. En general, el 22% ( 106 de 484 ) de casos cáncer de mama invasivo se fueron sobre-diagnosticados, lo que representa un caso de cáncer de mama sobre-diagnosticado por cada 424 mujeres que recibieron una mamografía rutinaria.

El grupo de investigadores que llevaron a cabo el estudio estaba compuesto por: Anthony B Miller, professor emeritus1, Claus Wall, data manager, Cornelia J Baines, professor emerita, Ping Sun, statistician, Teresa To, senior scientist, Steven A Narod, professor.