La cantante, que se enteró en una revisión ginecológica rutinaria, fue sometía a una dura operación días antes de Navidad, pero asegura que todo ha salido de maravilla y que este trance le ha dado ánimos y fuerza renovada.

Tras el susto, llegó el alivio: «Los Reyes Magos me trajeron la mejor noticia, que esto (el tumor) estaba quitado y no era tan grave como pensábamos», declaró.

Una vez recuperada, la hija de Lola Flores no ha perdido el tiempo y ya está de gira, aunque reconoce que "con el susto todavía entre pecho y espalda". Su primer concierto tras el parón fue un éxito, la mejor rehabilitación para ella: "Mira la recuperación que hago que me voy a Valladolid a trabajar".