"Esto nos permite hacer una previsión en torno a finales de octubre y principios de noviembre para tener una autorización definitiva", según avanzó ayer la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, tras la reunió que mantuvo en Bruselas con los responsables de salud del G-7, la CE, México y Suecia para analizar la evolución de una pandemia que, al menos en el hemisferio Sur, se ha mostrado mucho menos agresiva de lo que se preveía en principio.

Los primeros ensayos clínicos muestran que «es una vacuna eficaz y segura, como no podía ser menos, teniendo en cuenta que no es la primera vacuna de una gripe, es una variación de las anteriores», precisó Jiménez.

Los primeros resultados muestran que los fármacos producen una fuerte respuesta inmunológica, un aspecto muy importante, ya que si se mantiene se podría suministrar una única dosis, en vez de las dos que se barajaban en un principio. GlaxoSmithKline, la compañía que suministrará la medicina a España, está probando en principio con dos, aunque los laboratorios australianos CSL; los chinos Sinovac y Hualon y la multinacional Novartis han probado la efectividad con una sola inyección.