Con el ajetreo y el bullicio de la preparación para la navidad, sumado al estrés que todo esto produce, son muchas las personas que se sienten tristes y deprimidas.

En ocasiones, la conocida "depresión navideña" puede ser causada por un trastorno afectivo estacional (SAD ), esto se produce durante los meses de invierno, cuando nuestros ritmos biológicos no están en sincronía con el sol. A esta falta de luz solar se une la tristeza de las vacaciones que puede ser causada por diversos factores como:

  • Duelo por la pérdida de un ser querido: padres, hijos, hermanos o cónyuge.
  • Hacer frente a un cambio de situación, como la pérdida del trabajo o una enfermedad grave.
  • Tener expectativas poco realistas de una "navidad perfecta" en medio de la crisis con problemas familiares o de trabajo.
  • La interrupción de los patrones normales de comidas - ocio - ejercicio - trabajo y sueño.
  • A menudo tenemos demasiados compromisos que ocupan todo nuestro tiempo. De repente tenemos que hacer compras y cocinar para 30, fiestas y festivales infantiles.
  • Acabamos no durmiendo lo suficiente, dejamos de hacer ejercicio y empezamos a comer en exceso.

Lo mejor para poder superar los sentimientos de tristeza o depresión, y recuperar , aunque solo sea en parte, la alegría de la navidad , consiste en:

  • Asegurarnos de que dormimos lo suficiente, hacemos ejercicio y comemos todo lo sano que podemos.
  • También es importante programarse el tiempo libre para hacerle un hueco a los momentos de relax.
  • Replantearnos nuestras expectativas sobre los que podremos alcanzar en el nuevo año, de manera que sean más realistas.
  • Para quien ha perdido algún ser querido recientemente, considere hacerle un homenaje mediante la creación de un acto significativo, como encender una vela en recuerdo de la persona, escribir una carta en su memoria o reunir a familiares y amigos para compartir recuerdos especiales de esa persona.