Esta desconexión puede ser responsable de muchos de los problemas de nuestra sociedad.

Con más de una década de investigación, David Dunning, un psicólogo de la Universidad de Cornell, ha demostrado que a los seres humanos les resulta "intrínsecamente imposible hacerse una idea de lo que desconoce." Si una persona carece de conocimientos en el razonamiento lógico, el humor, la inteligencia emocional o incluso de habilidad para el ajedrez, esa persona  tenderá a valorar su habilidad en esa materia  por encima de la media.

Dunning y su colega Justin Kruger  agregan  "hemos entregado exámenes a  gente sobre algún área de conocimiento como el razonamiento lógico, el conocimiento sobre enfermedades de transmisión sexual y cómo evitarlas, la inteligencia emocional, etc.  Luego los hemos corregido y simplemente les hemos preguntado como creen que lo han hecho. Nos preguntamos, '¿qué porcentaje habrán acertado?'"

Los resultados son muy uniformes en todos los ámbitos de conocimiento: La gente que realmente hizo bien el examen tiende a sentirse más segura de sus resultados que las personas que no les salió bien el examen, pero sólo ligeramente.


Casi todo el mundo piensa que lo ha hecho mejor que la media. "Para aquellas personas que hicieron el examen realmente mal, las que están en un percentil de 10 ó 15 - creen que su resultado pueden estar en el percentil 60 ó 55, como podemos observar por encima del aprobado", dijo Dunning.

El mismo patrón aparece en las pruebas de capacidad de la gente para calificar lo gracioso que puede ser un chiste, la corrección de la gramática, o incluso su propia habilidad jugando al ajedrez. "La gente, en el fondo, siguen pensando que están superando a los demás."

No es simplemente optimismo, sino que su total falta de conocimiento que hace que sean incapaces de reconocer sus propias deficiencias. Incluso cuando Dunning y sus colegas ofrecieron a los participantes  una recompensa de 100 dólares si eran capaces de autoevaluarse con precisión, no fueron capaces. "Y eso que estaban tratando de ser honestos e imparciales", dijo.

Dunning cree que la incapacidad de las personas para evaluar sus propios conocimientos es la causa de muchos de los males de la sociedad, incluyendo, la negación del cambio climático. "Muchas personas no tienen una formación suficiente en ciencia, por lo que puede, sin complejos, malinterpretarla. Pero debido a que no tienen la capacidad de evaluar, no se dan cuenta de lo descabelladas que pueden llegar a ser sus conclusiones".

En la misma línea, las personas que no tienen talento en un ámbito determinado tienden a no ser capaces de reconocer el talento o las buenas ideas de los demás, desde los compañeros de trabajo a los políticos. Esto podría invalidar el proceso democrático, que se basa en que los ciudadanos deben tener capacidad para identificar y apoyar al mejor candidato.

Finalmente la investigación nos recuerda que ninguno de nosotros somos tan grandes como creemos ser. Y podríamos no  estar en lo cierto acerca de las cosas en las que creemos tener razón. Y si intentamos hacer un chiste de todo esto seguramente no tendrá la gracia que nosotros creemos que tiene.