Por: Vicente Segarra

educacion-superior-1El análisis de cerca de 4.000 historias clínicas de los 30 años del estudio Framingham Offspring puede ayudar a explicar una asociación ampliamente documentada en los países desarrollados entre la educación y la reducción del riesgo de enfermedades coronarias, de acuerdo con el autor Eric Loucks, profesor de salud comunitaria en la Brown University en Rhode Islad.

"¿Influye la educación en enfermedades cardiacas? Una de los métodos para averiguarlo es observar si la educación está relacionada con los fundamentos biológicos de la enfermedad coronaria, y una de esto fundamentos es la presión arterial ", dijo Loucks.

¿Por qué existen diferencias de género?

Si nos fijamos solo en la edad, el estudio encontró que las mujeres con 17 o más años de educación - un master o un doctorado - tenía una tensión arterial sistólica 3,26 mm de mercurio más baja que las mujeres que abandonaron sus estudios en el colegio.

Los hombres que terminaron el bachiller presentaban lecturas de presión sistólica 2,26 mm de mercurio (mmHg) más bajas que sus compañeros que no terminaron la secundaria, indica el estudio, publicado en la revista de acceso abierto BMC Public Health.

educacion-superior-3Que las diferencias de género sean tan pronunciada y que sean tanto más pronunciadas conforme pasan los años sugiere que la educación puede tener un mayor impacto en la salud de la mujer durante toda su vida que en la salud de los hombres, dijo Loucks.

Esto podría ser debido a la correlación entre el bajo nivel educativo y otros factores de riesgo para la salud que se encuentran en otros estudios en mujeres.

"Las mujeres con menor nivel educativo tienen más probabilidades de sufrir una depresión, son más propensas a ser madres solteras, tienen más probabilidades de vivir en áreas pobres y a vivir por debajo del umbral de la pobreza", dijo Loucks.

Estudiantes de post grado los más beneficiados

La misma relación inversa entre la educación y la presión arterial se observó, aunque en menor medida, en hombres y mujeres con una licenciatura universitaria, pero que no hicieron ningún curso de posgrado.

Estos mostraron mejores valores de presión arterial que los que abandonaron la escuela, pero peores que quienes tenía un master o un doctorado, según el estudio.

Incluso después de valorar diferentes factores como fumar, beber, la obesidad y  o la medicación para la presión arterial, los beneficios persistieron, aunque a un nivel inferior.

Cómo mejorar la salud pública

educacion-superior-4 El estudio puede ayudar a explicar la asociación, ampliamente documentada en los países desarrollados, entre la educación y la reducción en el riesgo de sufrir una enfermedad cardiaca, dijo Loucks.

La tensión arterial es "una de las bases biológicas de la enfermedad cardíaca", dijo, y agregó que el estudio contribuye al clamor de otras investigaciones que sugieren a los responsables políticos que quieren mejorar la salud de la población y tienen dificultades para hacerlo de otra manera, que pueden conseguirlo mejorando el acceso a la educación. "Los gradientes socioeconómicos en la salud son muy complejos", dijo.

"Pero la pregunta es ¿qué podemos hacer nosotros al respecto?. Una de las áreas de gran potencial para intervenir es en educación ".

 


Fecha Original: 28 de Febrero de 2011
Enlace Original