Según Ignacio Moncada, coordinador del Grupo de Andrología de la Asociación Española de Urología (AEU), “aunque la comercialización de sildenafilo hace 12 años supuso que el 16% de los varones con un problema de erección acudiera al médico, actualmente el porcentaje de los que consultan no supera el 35-40%”. De todas maneras, Ignacio Moncada afirma que “con un diagnóstico y tratamiento adecuados, entre un 30 y un 50% de los casos se podrían evitar”.

En el marco de la Semana Urológica Europea, los urólogos han insistido en que es un problema médico y resaltan la importancia de desterrar falsos mitos asociados a la disfunción eréctil. Algunas de las ideas erróneas que existen en torno a esta alteración sexual son que se trata de un problema de origen psicológico y que el alcohol puede aumentar la capacidad para mantener la erección o que los medicamentos orales disponibles son adictivos.

Los especialistas recuerdan que la disfunción eréctil puede ser signo de aviso de una enfermedad cardiovascular, por lo que se debe acudir inmediatamente al urólogo ante las primeras manifestaciones. Se estima que en el 80% de los casos de disfunción eréctil existe una causa física subyacente, como diabetes, hipertensión arterial o un problema cardiovascular, y que un 20-25% responde a factores psicológicos.