Según dicho estudio, realizado por la consultora ASAP a 1.014 mujeres españolas de entre 20 y 45 años, un 18% de las mujeres entrevistadas buscan la maternidad a corto plazo y más de la mitad de este grupo (10%) se convertirán en madres por primera vez. La actitud de las entrevistadas frente a la maternidad responde en buena medida al "reloj biológico":

  • Entre las menores de 30 años la maternidad se ve como algo lejano (2 de cada 3 desean ser madres pero en un plazo de 5 años).
  • Entre los 30 y 36 años la maternidad es una realidad presente, es decir, el 40% piensa ser madre próximamente.
  • A partir de los 37 años, dos de cada tres mujeres ha sido madre y no piensa volver a serlo.

A pesar de ello, a veces el "reloj biológico" cambia: el 11 % de las mayores de 37 años sigue pensando en su primer hijo y un 4% ve esta opción a largo plazo.

Otra clave para que la mujer busque un embarazo es que tenga pareja estable, así pues el 28% de las mujeres casadas se plantea la maternidad a corto plazo. Por otro lado, en relación a las mujeres solteras, un 63% se plantea la maternidad a largo plazo y un 14% de las mismas se plantea tener un hijo en el plazo de dos años.

Otro dato es que las mujeres primerizas son más influenciables que las mujeres que ya han sido madres: al 22% es anima el embarazo de alguna amiga o familiar y al 25% les influye un momento especial para la concepción de un hijo, por ejemplo el 25% piensa que un viaje de pareja podría ser buen momento para concebir.

Finalmente, más de la mitad de las entrevistadas (54%) se ve como madre de dos hijos aunque, lógicamente, a medida que la mujer tiene más edad el porcentaje de este dato es menor. Para un 21 % de mujeres encuestadas el número ideal de hijos sería uno, para un 14% el reto son tres hijos y, tan sólo un 2% buscaría cuatro o más hijos.

PREOCUPACIÓN POR EL EMPLEO

La economía familiar es un condicionante "universal". Casi el 40% de las mujeres encuestadas les influiría una mejora de sueldo a la hora de plantearse un embarazo. Además, el 55% de las mujeres que busca un bebé por primera vez se plantearía trabajar menos horas y un 31 % buscaría un trabajo más cercano a casa.

Por otro lado, las mujeres con contrato fijo, al tener una situación más estable, tienen más predisposición para tener un hijo, de hecho, el 55% de las mujeres primerizas con contrato fijo piensa tener un hijo a corto plazo a diferencia de 27% de las que tienen un contrato temporal.

Otro dato curioso que se desprende del estudio es que las mujeres que quieren tener un hijo a corto plazo les preocupa más el empleo de su pareja que el suyo y 6 de cada 10 retrasaría su maternidad si su pareja perdiera su empleo frente a algo menos de la mitad si perdiera el propio.

Como conclusión las mujeres, que deciden ser madres, anteponen este deseo a su puesto de trabajo. De hecho, 8 de cada 10 mujeres piensa que la maternidad puede condicionar su profesión y prácticamente 9 de cada 10 considera en riesgo su
puesto de trabajo pero tan sólo un 25% aplazaría temporalmente el embarazo por su situación laboral.

LA CRISIS NO PREOCUPA

Según se desprende del estudio, quienes se muestran preocupadas son las mujeres que ya son madres y quieren volver a ser o (52%). Las mujeres que piensan convertirse pronto en madres por primera vez les preocupan menos la crisis (39%) y son las que piensan en mayor porcentaje (27%) que la crisis acabará en menos de un año.

A mayor edad, mayor preocupación por la crisis: un 56% de las mujeres de más de 37 años se sienten preocupadas por la situación económica actual, a las mujeres de 30 a 36 años también les preocupa (47%) y, en menor medida, a de las mujeres de 20 a 29 años, con un 41%.

LA GRIPE A

Una minoría de las mujeres encuestadas se muestra realmente preocupada por la gripe A, de hecho podría ser un freno a la hora de plantearse tener un hijo. Un 23% de las encuestadas que buscan un hijo lo retrasarían un año. La mayoría seguiría adelante con su decisión.

PLANIFICACIÓN DE LA MATERNIDAD

Según el estudio Clearblue sobre planificación del embarazo, el 79% de las mujeres encuestadas ha conseguido su embarazo en menos de un año y un 16% entre 1 y 2 años. Para conseguir este objetivo, 2 de cada 3 entrevistadas que quieren ser madres buscaría ayuda en los test de ovulación para conocer los dos días más fértiles de su ciclo. En opinión de la mitad de las entrevistadas (54%), aunque la edad podría influir, la variable determinante para el uso de los test de ovulación es la actitud positiva e inminente hacia la maternidad, es decir, "quiero ser madre y quiero serlo ya".

Un dato curioso que se desprende del mismo es que la decisión de tener un hijo para las primerizas es de pareja en un 69% mientras que para las mujeres que ya tienen un hijo es más una decisión de la madre en un 57%.

Otro dato a tener en cuenta es que el 63% de la mujeres que buscan el primer hijo ahorrarían más antes de la llegada del bebé y el 31% de ellas se plantearía cambiar de casa o hacer una reforma. El 12% cambiaría de coche y el 22% aprovecharía para viajar más, ya que luego se complica. Por e contrario, las mujeres que ya han sido madres no consideran tan importante el impacto económico de la llegada de un bebé (45%) ni tampoco la necesidad de cambiar o reformar la casa (23%) pero sí cambiar de coche (17%).

Por otro lado, el 90% de las encuestadas consultaría a su médico o farmacéutico en la búsqueda de un embarazo y una de cada dos consultan a su madre y a sus amigas. Las revistas especializadas son fuente de información para un 40% de mujeres.