Por

Los investigadores han analizado información de alrededor de 18.000 personas en Inglaterra que respondieron a preguntas sobre su bienestar (si experimentaban sentimientos de inutilidad, tristeza o las noches de insomnio sufridas en las últimas semanas). Basándose en esta encuesta, los investigadores valoraban el grado de bienestar de los participantes.

Las personas que iban caminando o en bicicleta al trabajo presentaban mayor grado de bienestar.  Quienes iban al trabajo en coche presentaban un 13 por ciento más probabilidades de sentirse constantemente bajo presión y de no poder concentrarse.

Los resultados se mantenían incluso después de tener en cuenta factores que podrían afectar el bienestar, como el nivel de renta, la salud general y tener o no hijos.

Es de destacar que las personas que cambiaron de ir en coche a ir caminando o en bicicleta al trabajo tendían a experimentar una mejora en el bienestar.

Los resultados están en línea con investigaciones previas que relacionan el ejercicio con una mejoría en el estado de ánimo.

Los beneficios potenciales de ir a pie o en bicicleta al trabajo se deben tener en cuenta cuando se realiza una planificación urbanística a fin de promover desplazamientos activos (proyectos como Valenbisi en la ciudad de Valencia).

El estudio también encontró que las personas que utilizan el transporte público también presentan un mayor nivel de bienestar que los que iban en coche a trabajar.

Según los investigadores, aunque se podría pensar que los retrasos o las aglomeraciones del transporte público podrían ser causa de estrés, sin embargo autobuses y trenes permiten relajarse, leer o simplemente relacionarse y , por lo general, suele haber un pequeño paseo asociado a su utilización.

Fotografía: "Gauchetière Street, pedestrian section (take 2), Montreal 2005-10-21". Licensed under CC BY-SA 3.0 via Wikimedia Commons.