El asma es la enfermedad respiratoria crónica más común entre los niños más pequeños en todo el mundo. El número de nuevos casos de asma pediátrico se ha incrementado de forma dramática durante los últimos 20 años. La infección por clamidia del tracto respiratorio ha sido identificada como un factor de riesgo para el desarrollo del asma.

Según Katir Patel, uno de los investigadores de este estudio, "incluso con este descubrimiento, en la actualidad seguimos sin entender cómo este patógeno causa síntomas de asma y si es lo que, verdaderamente, inicia la enfermedad". "En nuestro modelo en ratones, somos capaces de demostrar que, cuando el animal se infecta al inicio de su vida a nivel respiratorio con una clamidia, esta situación induce al asma", ha indicado.

La clave parece ser una respuesta inmune alterada que se produce en los ratones recién nacidos. El equipo de Patel comenzó este estudio induciendo una infección de pulmón por clamidia en neonatos recién nacidos y también en ratones adultos y comparó su respuesta inmune y sus resultados.

"Cuando una enfermedad alérgica de las vías respiratorias es inducida en este modelo animal, infectando ratones neonatos se incrementa significativamente su producción de mensajeros químicos de tipo alérgico característicos del asma, comparados con los neonatos sin infectar del grupo de control y de los adultos infectados", ha apuntado Patel.

"Nuestros datos indican que las infecciones por clamidia al inicio de la vida podría conducir a la aparición de una respuesta inmune anormal que causa una infección crónica e induce al asma", señala este investigador.