Esto se debe a que las mujeres son más propensas a interiorizar sus emociones, lo cual puede llevar al retiro, la soledad y la depresión, mientras que los hombres las exteriorizan, llegando a ser agresivos e impulsivos, como demuestra este estudio.

hombre-mujer-espalda-con-espalda

 

Los resultados implican que los esfuerzos de prevención de las enfermedades mentales que se centran en los "procesos psicológicos básicos" de cada genero, es probable que afecten el desarrollo de múltiples trastornos, según los investigadores.

El estudio fue publicado online el lunes (15 de agosto) en el Journal of Abnormal Psychology.

Hombres y mujeres

Los investigadores analizaron las respuestas a las preguntas de la entrevista dada por 43.093 adultos de los EE.UU. durante el 2001 en la Encuesta Nacional de Salud. Los participantes eran representativos de la distribución por edad, raza / etnia y sexo de la población de los EE.UU. del censo de 2000.

El 22,9 por ciento de las mujeres dijeron que habían tenido sufrido depresión durante su vida, frente a un 13,1 por ciento en los hombres.

El estudio mostró que un 7,2 por ciento de las mujeres tenían trastorno de pánico, y un 5,8 por ciento tenía trastorno de ansiedad generalizada, mientras que sólo el 3,7 y el 3,1 por ciento de los hombres tenían esas enfermedades

Entre los trastornos más comunes en los hombres se encontraban el alcoholismo y la personalidad antisocial. Los resultados mostraron que el 17,4 por ciento de los hombres tenían dependencia del alcohol y el 5,5 por ciento tenían una personalidad antisocial, mientras que solo el 8 por ciento y 1,9 por ciento de las mujeres, respectivamente, tenían estos trastornos.

El trastorno de que muestra la mayor diferencia entre géneros fue la "fobia específica", por la cual una persona tiene un miedo irracional a un objeto o situación específica. Entre las mujeres, el 12,4 dijo que tenía la enfermedad, mientras que un 6,2 por ciento de los hombres.

Hombre y mujeres requieren tratamientos distintos

Los resultados muestran que los esfuerzos de prevención y el tratamiento debe ser basada en el género, según los investigadores.

"En las mujeres, el tratamiento puede centrarse en las habilidades cognitivas para ayudar a prevenir el desarrollo de la depresión o la ansiedad clínicamente significativa," dijo el investigador Nicholas Eaton, de la Universidad de Minnesota. "En los hombres, el tratamiento de las conductas impulsivas podrían centrarse en premiar las acciones planificadas y canalizar las tendencias agresivas a un comportamiento no destructivo".


Pásalo: la tendencia de las mujeres a interiorizar sus emociones, y la tendencia de los hombres para externalizar, contribuye a las diferencias de género en las enfermedades mentales.