En el Día Europeo para la Prevención del Riesgo Cardiovascular, se estima que las personas con enfermedad periodontal tienen hasta el doble de posibilidades de sufrir una patología cardiovascular.

A pesar de que la hipertensión, la diabetes, la obesidad o el sedentarismo son algunos de los factores de riesgo cardiovascular más conocidos, buena parte de la población desconoce la relación directa existente entre las enfermedades de las encías (periodontales) derivadas de una deficiente higiene bucodental, una de sus principales causas, y la aparición de patologías cardiovasculares.

Si las bacterias presentes en la placa dental no se eliminan a diario, el sarro se acumula, dañando encías y dientes. Pero, además, estas bacterias periodontales también pueden llegar al torrente sanguíneo y provocar nuevas infecciones e, incluso, problemas cardíacos.

Por este motivo, mantener una correcta higiene bucodental es fundamental para prevenir la aparición de caries, pero también para mantener unas encías y un corazón sano. Los expertos en salud bucal advierten de la necesidad de cepillarse los dientes al menos tres veces al día para prevenir la aparición de problemas periodontales, así como completar la limpieza con hilo dental y enjuague bucal, además de visitar al odontólogo cada seis meses.