Se trata de una enredadera delgada siendo muy utilizada en toda Asia por sus numerosas cualidades beneficiosas por lo que es conocida como "hierba de la longevidad".
 
El Yiaogulan contiene compuestos químicos idénticos a algunos de los que se encuentran en el Panax ginseng y es empleada, por los habitantes de las montañas del sur de China y norte de Vietnam, como hierba para la longevidad, donde la toman en infusiones como un té de hierbas. Contiene 82 saponinas identificadas (ginsenósidos), frente a los 28 ginsenósidos presentes en el Panax ginseng, lo que hace que las propiedades medicinales del yiaogulan sean 4 veces más altas que las de Ginseng.

Se utiliza, tradicionalmente, para problemas de bazo, pulmón, riñón, hígado, corazón y también para el tratamiento de la bronquitis crónica. Se le atribuye la propiedad de mejorar el sistema inmunitario y reducir la densidad de la sangre.

Diversas investigaciones han demostrado que reduce el nivel del colesterol en la sangre, particularmente el LDL o "colesterol malo", así como el de los triglicéridos, en tanto eleva el nivel del HDL o "colesterol bueno".

En la medicina china tradicional se utiliza en el caso de la diabetes pues se le atribuye la capacidad de controlar los niveles de azúcar en la sangre. Los estudios han demostrado que las personas con diabetes que han tomado yiaogulan durante 12 semanas, han tenido una reducción significativa del índice glucémico, por lo que es una aplicación en la que se sigue investigando.

También se le atribuyen efectos positivos sobre el sistema cardiovascular en general pues, supuestamente, aumenta la eficacia cardiaca sin afectar a la presión sanguínea o aumentar la frecuencia cardíaca.

Por último, señalar que ayuda a mejorar el estado de ánimo, eliminando así el estés acumulado.


Fotografía de Doronenko (Trabajo propio) [GFDL undefined CC-BY-SA-3.0], undefined