Los ataques al corazón, derrames cerebrales y otros problemas aumentan, de hecho, durante el verano. Para mantener su corazón en forma, incluso durante el "infierno" estival y en particular aquellos que ya no son jóvenes, se deben seguir algunas reglas sencillas pero importantes.

Aquí está una lista con las conductas correctas para el verano según los cardiólogos:

  • SALIR DE VACACIONES: El destino debe ser escogido cuidadosamente. La montaña por encima de 1500 metros, por ejemplo, no es recomendable para pacientes del corazón, ni para aquellos que sufren de enfermedades respiratorias como el asma o EPOC. Así que lo mejor es que consulte con su médico para elegir el destino correcto.
     
  • TRATAMIENTO: Pídale a su médico que le recete los medicamentos necesarios para cubrir todo el período en el que va a estar fuera de casa y recuerde que las vacaciones no significan abandonar o subestimar el tratamiento. Suspender o modificar la terapia para el corazón es siempre muy peligroso
     
  • AGUA Y ALIMENTOS: Debido al intenso calor, la cantidad de agua en el cuerpo de una persona mayor disminuye hasta el 40-45%, en comparación con 55-60% de un adulto. Y tener una pobre reserva de agua significa responder peor a una ola de calor y ser más propensos a la deshidratación. Durante el verano, por lo tanto, es esencial beber agua en abundancia. Desde el punto de vista de la comida es muy bueno comer pequeñas porciones de fruta y verdura al día, para ayudar a reponer las sales minerales. Evite las bebidas gaseosas, demasiado frías, el alcohol y las bebidas espirituosas.
     
  • ACTIVIDAD MOTORA: Los paseos son el gran clásico del verano, pero se deben evitar durante las horas más calurosas del día, para evitar la insolación y la deshidratación. También es bueno empezar los paseos poco a poco. El consejo es caminar de dos a tres horas a la semana tratando de mantener un ritmo rápido, no sólo para mejorar el tono muscular, sino también para reducir el sobrepeso.
     
  • HIPERTENSIÓN Y DIABETES: La tensión tiende a caer en verano.
    Por lo tanto, es conveniente revisar las terapias. Para evitar bajadas de tensión excesivas y peligrosos desmayos puede ser necesario adaptar, asesorado por su médico, el tratamiento habitual. Lo mismo ocurre con los diabéticos: caminar más, puede reducir la necesidad de medicamentos hipoglucemiantes y si  no revisa el tratamiento puede aparecer hipoglucemia, debe consultar este punto con su médico.
     
  • SOLEDAD: Ya sea por que está de vacaciones o por que se queda en casa solo, advierta a su médico, es importante evitar el aislamiento. Para prevenir la depresión y el aumento del riesgo de confusión es bueno salir y participar en actos sociales, o encontrar razones para salir de casa de todos modos.