Países como Australia tomaron la iniciativa y establecieron políticas eficaces para la prevención del SIDA a mediados de los 80 lo que, de forma general, produjo una rápida disminución del número de nuevas infecciones por VIH.

Pero en la mayor parte del mundo, por razones sociales, políticas o religiosas, las medidas de prevención o no de aplicaron en absoluto o no lo hicieron en la medida necesaria para notarse la diferencia.

Las prespectivas actuales indican que el número anual de nuevas infecciones a nivel mundial sigue disminuyendo, desde el punto algido que fueron 3,4 millones de infecciones en 2001 a las 2,3 millones en 2012. De este modo, al disminuir el número de personas que contrae el VIH y los tratamiento más generalizados y efectivos, podemos decir que el sida retrocede.

En 2005, unos 2,3 millones de personas murieron de SIDA, este número se redujo a 1,6 millones en 2012. Estas cifras indican loque hemos evolucionado desde el SIDA hasta el VIH.

Gracias a los tratamientos, personas que antes hubieran muerto de SIDA están viviendo bien con el VIH; el número de niños que nacen con VIH está disminuyendo drásticamente y millones de personas que antes se habrían contagiado de VIH, no lo hacen.

El mundo es ahora a mitad de camino entre el SIDA y la futura curación del VIH, pero ninguno de los grandes avances conseguidos habría sido posible sin el compromisos de financiación sostenida por parte de gobiernos y ONGs, a lo largo de años y décadas.

Siguiendo las estrategias correctas, junto a una financiación adecuada, estamos más cerca del final del VIH y del SIDA que en cualquier momento de las últimas tres décadas.

Ahora es el momento de seguir luchando!!