La imposibilidad de presentar un equipo con suficientes efectivos ha motivado el aplazamiento. Y pocas veces esta medida habrá estado más justificada. Y es que los servicios médicos béticos confirmaron a través de los resultados de los análisis realizados a los jugadores que trece de ellos tenían gripe A. Los afectados son Sergio García, Arzu, Sunny, Carlos García, Nelson, Juande, Damiá, Nano, Caffa, Pavone, Emaná, Fernando Vega y el canterano Israel Bascón.

Además, Mehmet Aurelio, Nacho y Juanma están lesionados, lo que impide al entrenador verdiblanco, Antonio Tapia, afrontar el partido.

La Federación aún no ha propuesto fecha alternativa pero fuentes del Betis han asegurado que es probable que éste se juegue el 11 de noviembre, ya que hay jornada prevista de Copa del Rey, competición de la que los béticos están eliminados y que el Villarreal B no disputa por su condición de equipo filial.

Tras conocer la decisión, el presidente del Betis, José León,  puso de relieve su agradecimiento al Villarreal. "Quiero dar públicamente las gracias al Villarreal por lo bien que se han comportado en todo este tema. Se han comportado de una manera fenomenal y hay que agradecerles tanto la postura que han mantenido desde el primer momento, como su colaboración con el Real Betis Balompié", concluyó.