En la perspectiva de una pandemia mundial temida por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el ministerio de Sanidad había pedido el pasado verano 94 millones de dosis de la vacuna, por un total de 869 millones de euros, en caso de que fuese necesaria una doble vacunación, pero puesto que una dosis es suficiente, el gobierno frances ha decidido revender una parte del stock.

Las dosis rescincidas no habían sido todavía "ni entregadas ni pagadas", precisó la ministra y añadió que no se arrepiente en absoluto de las medidas adoptadas por el Gobierno y destacó que sólo el pasado fin de semana "esta gripe mató a dieciocho personas, en particular personas que no tenían ningún factor de riesgo".

La ministra indicó que tomó la decisión de rescindir el encargo a la vista de los indicadores facilitados por las autoridades sanitarias nacionales e internacionales.

Desde el principio de la campaña de vacunación, lanzada el 21 de octubre, se han vacunado unas 5 millones de personas en Francia.