Los nanosomas, o liposomas de tamaño diminuto, son vesículas extremadamente pequeñas, entre 50 y 200 nanometros, de composición idéntica a los fosfolípidos que componen las células del organismo, que permiten almacenar y transportar principios activos a las células de la piel sin que éstos se oxiden ni se degraden hasta el momento de su liberación.

Por sus propiedades los nanosomas penetran hasta las capas más profundas de la piel de forma rápida, interactuando con las células durante su recorrido y liberando, dentro de ellas, los principios activos que transportan.

Para celebrar la llegada de Fillderma Nano, Sesderma nos regala este bonito reloj con cristales de Swarovski, para que estas Navidades estemos mucho más bellas.