Los farmacéuticos de Murcia tenían que haber recibido el pasado día 20 el dinero correspondiente a las recetas del Sistema Murciano de Salud por parte de la Consejería, pero el dinero no ha llegado.

La indignación por parte de los empresarios va creciendo conforme pasan los días: “Si no llegamos a un acuerdo mañana, las farmacias no podremos comprar los medicamentos más caros ni podremos pagar a las distribuidoras. Esto no es una broma”, afirmaba ayer Carlos Fernández, propietario de una botica en La Manga (Murcia) a LA GACETA. Según este farmacéutico, hasta ahora, las farmacias están dispensando recetas pero la situación podría cambiar a partir de mañana si no se llega a un acuerdo con el Sistema Murciano de Salud.

Sin embargo, según explica el periodista murciano Fernando Abad, varias farmacias le han confirmado "off the record" que están limitando el número de medicamentos que dispensan con receta médica. Estos farmacéuticos se niegan a entregar medicamentos de elevado coste y sólo hacen dos excepciones: que sean prescripciones de tratamientos para enfermos crónicos o que el paciente sea un cliente habitual.

En muy pocas ocasiones el auxiliar o el farmacéutico reconocen que no dispensan los productos porque no tienen garantías de un pronto pago por parte del Sistema Murciano de Salud; y en la mayoría de los casos utilizan como excusa que no lo tienen en su almacén, pero tampoco dan la oportunidad de encargarlo a la distribuidora para reponerlo.

El gasto farmacéutico mensual en la Región de Murcia está en torno a los 30 millones de euros, lo que dividido entre las 564 farmacias que hay en la comunidad origina un gasto por botica de 55.000 euros mensuales, un importe que los profesionales no pueden asumir.

José María Llamas, propietario de una de los establecimientos de Santomera, teme que esta situación se extienda al resto de comunidades. “En el momento en que, por ejemplo, un diabético no pueda tener acceso a su insulina porque no dispongamos de dinero para comprarla se estará produciendo un desastre total que afectará a todas las autonomías”, afirma, señalando que este caso ya se produjo en Argentina durante el famoso corralito.

Los farmacéuticos de la región tienen programada una reunión mañana, cuando se cumple el ultimátum que han dado a la Consejería para que les ofrezca respuestas y fechas concretas para comenzar el pago de la deuda.

Desde la Consejería aseguran que se llegará a un acuerdo para efectuar el pago, aunque no adelantan el modo en el que se hará. Sí aseguran que no será mediante confirming (la operación financiera con la que el Servicio Murciano de Salud está pagando las facturas a los proveedores).

La portavoz del Colegio de Farmacéuticos, Fuensanta Martínez, asegura a LA GACETA que ellos no tienen constancia de que las farmacias estén dejando de extender recetas y “en el caso de hacerlo, se trataría de casos muy puntuales”.

Las fuertes deudas contraídas por este sistema han convertido a la sanidad murciana en la segunda más morosa de España, según el último informe de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin).