Por: Sento Segarra


Mientras en la provincia de Alicante se ha sumado a la protesta el 99 %, en Valencia ha sido el 97,2 % y en Castellón, el 97 %.

El Colegio de Farmacéuticos de Alicante solicitó ayer al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el «rescate urgente» de las facturas de las boticas de la Comunitat por parte del Ejecutivo central si la Generalitat no puede hacerse cargo de las mismas.

A pesar de la huelga no hay fecha para sentarse a negociar un calendario de pagos necesario, que es la reivindicación de la protesta.

Mientras los colegios de farmacéuticos presionan por los impagos, pero no pueden adoptar medidas más drásticas, unas cien farmacias van a presentar batalla por su cuenta y se han asociado para endurecer las protestas contra el Consell y buscar «vías alternativas» a las oficiales, las que se están produciendo desde que comenzaron los retrasos.

En estos momentos la Consellería de Sanitat Valenciana está ofreciendo un servicio a la población que no puede pagar y cuyo costo, hasta ahora, vienen asumiendo los farmaceuticos de la comunidad, a base de créditos y avales personales.

La situación se ha vuelto insostenible para los farmacéuticos, a los que ya no les quedan recursos. De mantenerse los impagos, en un breve espacio de tiempo viviremos una situación de postguerra, con desabastecimiento de medicamentos en las farmacias. ¿Que harán enonces los pacientes? ¿Que hará entonces el Sr. Rosado?. Esto puede ser, si nadie lo evita, el detonante que rompa la paz social.