Aquí, y en la mayor parte de Europa, la vacunación para protegerse contra la gripe A viene determinada por invitación a las personas en mayor riesgo de complicaciones por la gripe.

Esa es una de las grandes ventajas del sistema de salud español, y del europeo en general, en el que existe una base de datos con los nombres de los pacientes candidatos a recibir la vacuna.

Cuando España programó la vacunación de gripe A, intentó asegurarse de que los grupos prioritarios - incluyendo mujeres embarazadas, personal sanitario y pacientes con problemas crónicos de salud como diabetes, cáncer y  SIDA - fueran los primeros en ser vacunados.

En lugar de hacer publicidad sobre la llegada de la vacuna y esperar a que se formen largas colas de ciudadanos a las puertas de los centros de salud, tal y como sucedió en Estados Unidos, el Ministerio de Sanidad ha invitando a todos aquellos que considera grupos de riesgo a vacunarse en primer lugar.

El Sistema Nacional de Salud español permite decidir quienes son las personas que necesitan ser vacunadas, teoricamente,  de forma rápida y eficaz.  No como en los EE.UU. donde prevalece la supervivencia del más astuto o el más rico.

Los estadounidenses han descubierto, esta misma semana, el escandalo de los gigantes de Wall Street: Goldman Sachs y Citigroup que consiguieron vacunas contra la gripe A, aun cuando en  muchos consultorios y clínicas del pais todavía no estaba disponible. En teoria, esta deplorable situación no debería suceder nunca en España, donde el control que realiza la administración sobre las vacunas es total.

Otra peculiaridad en el patron de comportamiento al otro lado del Atlantico es que mientras estadounidenses y canadienses parecen estar implorando ser vacunados, la mayoria de españoles pasan mucho del tema.

El próximo lunes cuando comience realmente la vacunación de los grupos de riesgo en España, veremos si toda esta situación teórica e idilica se cumple y,  por una vez  y sin que sirva de precedente, hacemos las cosas de forma coherente, racional y sin los escándalos que nos caracterizan.