Ignacio Para destacó la necesidad de pasar del Estado de Bienestar a la Sociedad de Bienestar, es decir, de la cultura de dependencia del Estado a la de la iniciativa que promueva la creación de riqueza. También señaló que se debe ayudar al necesitado y erradicar la indigencia y la marginación social, pero no debe hacerse para la consecución de votos.

Con la Ley General de Sanidad aprobada en 1986, explicó el presidente de la Fundación Bamberg, se creó el Sistema Nacional de Salud que no constituyó a la Seguridad Social, sino que se superpuso a ella pero desvinculando su financiación a la SS y afectando el coste de la sanidad a los Presupuestos Generales del Estado.

Ignacio Para afirmó que de más de cuatro personas en edad de trabajar hoy por cada persona en edad de jubilación se pasará a 1,6 en menos de 40 años, lo que generaría un déficit que lo haría insostenible y las pensiones deberán reducirse en un 40%.

Sin querer ser alarmista, Ignacio Para alertó sobre la baja tasa de natalidad y el alargamiento de la vida, ya que las consecuencias son un menor crecimiento económico, menos consumo e iniciativas empresariales, un gasto creciente en pensiones y la depreciación generalizada de activos y propiedades.

Siguiendo las proyecciones del INE para 2048, la relación de activos por pensionista se situaría en 1,47 con 22 millones de trabajadores y 15 millones de pensionistas, de modo que el gasto en pensiones pasaría del 9% del PIB en 2010 al 18% en 2050.

El presidente de la Fundación Bamberg propone como alternativas gastar menos o ingresar más y considera que las soluciones pasan por generar más riqueza, ser más productivos y cambiar la tendencia demográfica mejorando significativamente la natalidad.