Los resultados demuestran que más del 90 por ciento de las mujeres que necesitan tratamiento médico para sus dolores de cabeza presentan problemas importantes de su función sexual de las cuales el 29 por ciento admitió estar angustiadas por su vida sexual.

"Las mujeres que padecen de dolor de cabeza severo, presentan una alta tasa de síntomas sexuales y angustia sexual", estos síntomas incluyen un bajo deseo sexual y relaciones dolorosas, según los investigadores del estudio.

Los investigadores de la Universidad de Pavía, estudiaron a 100 mujeres, con una edad media de 40 años, que estaban siendo tratadas de dolores de cabeza durante años. La mayoría tenía migrañas, algunas dolores de cabeza tensionales otras dolores de cabeza crónicos (más de 15 días al mes).

Durante la investigación entrevistaron a las mujeres, les hicieron exámenes neurológicos y recopilaron sus historias clínicas. Las mujeres también cumplimentaron cuestionarios sobre su vida sexual.

Con este estudio observaron que 91 de las participantes mostraban problemas sexuales más allá de lo que puede ser considerado el rango normal.

El 20 por ciento de las mujeres cumplían con los criterios de un trastorno del deseo sexual hipoactivo, donde el bajo nivel de deseo sexual persistente les ocasionaba cierto malestar personal. Otro 17 por ciento dijo tener un bajo deseo sexual, pero no sentirse angustiadas por ello.

Aunque la función sexual de las mujeres en general no variaba en los diferentes tipos de dolores de cabeza, las mujeres con dolores de cabeza crónicos tenían más probabilidades que el resto de sentirse angustiadas con su vida sexual.

La investigación ha demostrado que cualquier tipo de dolor crónico afecta al deseo y la excitación. Además, las personas con dolores de cabeza a menudo presentan trastornos del estado de ánimo como depresión y ansiedad, que también afectan el deseo sexual y la satisfacción y además, los medicamentos que toma para tratar estos dolores de cabeza o trastornos del humor pueden interferir con el sexo.

Las migrañas también pueden causar conflictos en la pareja, transformando su vida sexual en una experiencia deprimente.

Los investigadores señalaron que sus hallazgos estaban limitados ya que las participantes en el estudio era muestra altamente seleccionada. Los altos índices de problemas sexuales que se encontraron podrían deberse en parte al prolongado y severo historial de dolores de cabeza que presentaban estas mujeres.

Por todo lo expuesto, sería recomendable que los médicos que tratan a personas con dolores de cabeza, preguntasen a sus pacientes sobre posibles problemas sexuales, según los investigadores.