Los investigadores han descubierto en su trabajo, publicado en la revista Cancer Research, que una molécula similar a la glucosa (2-deoxiglucosa, 2-DG) induce la muerte de las células tumorales del rabdomiosarcoma alveolar, que es el que tiene el peor pronóstico, según ha anunciado el centro en un comunicado.

«Está molécula (la 2-DG) es muy similar a la que se utiliza en la tomografía por emisión de positrones (PET), una técnica de imagen que sirve para diagnosticar diversos tumores según su tasa de consumo de glucosa. Esto sugiere -añade la nota- que podría ser utilizada de manera inmediata como tratamiento de este tumor infantil agresivo».

Actualmente el tratamiento contra el rabdomiosarcoma alveolar es la cirugía, ya que los tratamientos con quimioterapia no son eficaces, y la tasa de supervivencia a los cinco años después del diagnóstico es del 70 %.

El estudio, coordinado por la jefa del grupo de Regulación de Muerte Celular, Cristina Muñoz, y el jefe de grupo de Sarcomas, ¿ scar Martínez-Tirado, demuestra que «in vitro» esta molécula inhibe el metabolismo de la glucosa que la célula tumoral necesita, provocando su muerte.

Según la investigadora Cristina Muñoz, esta molécula «frena el crecimiento de las células tumorales, provoca su muerte y un porcentaje de ellas sufre una diferenciación terminal, de manera que presentan el aspecto de células musculares sanas».