En los riñones existen unas células que funcionan como filtros llamadas "glomérulos", un aumento de los niveles de azúcar en la sangre y mantenido por un tiempo prolongado, tienden a dañar estas células atrofiando la función del riñón, provocando que la  cuarta parte de los enfermos que llegan a diálisis sean diabéticos.

La edad es otro de los más importantes de los factores, después de la diabetes. Cuando la persona pasa de los 40 años, los riñones comienzan un proceso de envejecimiento evidente y al pasar los 60 años estos órganos se vuelven más susceptibles.

La prevención es la principal clave para combatir las enfermedades renales, por lo que deberían comenzar a  hacerse exámenes adecuados para detectar falla renal, pues en nuestro país hay 2.200.000 personas que tienen enfermedad renal y no lo saben, además cada año 6.000 personas nuevas deben someterse a tratamiento renal sustitutivo y suman ya 24.000 las que necesitan de la diálisis para poder seguir viviendo

Ese es el mensaje de prevención que se intentará difundir mañana la Asociación para la Lucha contra las Enfermedades Renales (Alcer),  con una campaña informativa que lleva el slogan Endúlcese la vida, no la sangre. La iniciativa de tendrá lugar en coincidencia con el Día Mundial del Riñón.