El conocimiento de los mecanismos de acción de esta dolencia, un mal que se diagnostica a más de 1.000 pacientes nuevos cada año, permitirá, según los científicos que han participado en el hallazgo, diseñar terapias personalizadas.

Los investigadores españoles han logrado secuenciar el genoma completo de células de cuatro pacientes con este tipo de cáncer. Con ello, se da un gran paso en el tratamiento del mal, al tiempo que se despiertan nuevas expectativas en lo que atañe al combate de las mutaciones causantes de la enfermedad.

El estudio, que se publica en 'Nature', está dirigido por el investigador del Hospital Clinic de Barcelona Elías Campo y por el científico de la Universidad de Oviedo Carlos López Otín. Los dos expertos, junto a la ministra de Ciencia, Cristina Garmendia, explicaron ayer el hallazgo, que supone la primera contribución española al Consorcio Internacional del Genoma del Cáncer (ICGC). Y, según señaló Otín, «permitirá desarrollar estrategias terapéuticas dirigidas concretamente a las mutaciones que están detrás de la enfermedad»
.
Los patrocinadores de este proyecto pretenden secuenciar los 50 tipos de cáncer más importantes. En este trabajo, el equipo comandado por López Otín y Campo ha utilizado la tecnología más sofisticada, llamada 'Sidrón', para secuenciar los 3.000 millones de nucleótidos del genoma completo de las células tumorales de cuatro enfermos. Acto seguido contrastaron los resultados con la secuencia del genoma de las células sanas de las mismas personas.

Con esta operación comprobaron que cada tumor ha experimentado unas mil mutaciones en su genoma. Y lo que es más importante, han constatado que en enfermos diferentes aparecen siempre las mismas mutaciones. Aunque se trata de un avance prometedor, todavía se está lejos de llevar a la práctica clínica lo conseguido en el terreno investigador. Según la ministra Cristina Garmendia, el Gobierno pondrá en marcha actuaciones para que las empresas españolas puedan desarrollar medicamentos que se aprovechen del descubrimiento.

Garmendia subrayó que las compañías del sector no serán insensibles a «las ventajas competitivas» que representa el hallazgo con miras a obtener nuevos medicamentos. La leucemia linfática crónica es la variante más habitual de leucemia en los países occidentales. Afecta a los glóbulos blancos, responsables del correcto funcionamiento del sistema de defensas y se manifiesta generalmente a partir de los 65 años, sobre todo en varones.

Ayer el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, felicitó los investigadores porque su logro supone «un importante avance de alcance internacional en la lucha contra el cáncer». En un telegrama, Zapatero da la enhorabuena a los investigadores Elías Campo y Carlos Lopez-Otín, una enhorabuena a la que se sumó el consejero herminio Sastre.