Por: Vicente Segarra

Son bien conocidos por todos nosotros, descubrimientos casuales como el de la penicilina por Alexander Fleming cuando se le contaminaron unos cultivos de bacterias con hongos y se dió cuenta que estos últimos impedian el crecimiento de las bacterias.

Otro icono de descubrimiento casual fue el del crecepelo Minoxidil  que en un principio era un fármaco para tratar la hipertensión en forma de tabletas, pero que por casualidad, se descubrió que tenía unos efectos secundarios muy interesantes, consistentes en crecimiento capilar y regresión de la calvicie.

El último caso de descubrimiento casual en el campo de la medicina ha sido el de un medicamento utilizado en Corea y Japon para el tratamiento del asma, la rinitis alergica  o  la dermatitis atópica y del que se ha descubierto de forma casual que detiene la expansión de las células del cáncer de mama que suelen ser resistentes a la quimioterapia.Para los que quieran más información: Tranilast inhibits the growth and metastasis of mammary carcinoma

El medicamento que se comercializa en estos paises con el nombre comercial de tranilast, sólo está aprobado para su uso en esos dos países, o sea que de momento nos va tocar esperarnos.
Debemos tener en cuenta que para que un medicamento salga al mercado, para una determinada indicación, deben pasar muchos años de estudios y controles incluso antes de que se lleguen a hacer pruebas en humanos, para que luego resulte que pacientes que toman los medicamentos por otros motivos hagan de conejillos de indias para indicaciones para las cuales no están aprobados.

Las primeras pruebas ya se han realizado en ratones, pero pese a todo tendremos todavia que esperar unos cuantos años para poder verlo comercializado en España.