Cuando hablamos del sueño es fácil caer en el error de lo que son los principios básicos de un sueño saludable y tendemos a confundir el concepto de "calidad" con el de "cantidad".

He dormido mucho, pero no me siento descansado. ¿Por qué sucede eso?

En realidad, no hay nada extraño, las horas de sueño no son necesariamente sinónimo de "dormir bien".

Es cierto que hay un mínimo por debajo del cual no se puede dormir menos, pero nos acostumbramos a pensar en términos de cantidad y sin embargo a la hora de dormir es importante entender cuáles son los factores que determinan la calidad, a fin de respetar y cuidar sólo en un segundo término del cronómetro que mide el tiempo.

¿Cuántas veces has dormido tan solo un par de horas de sueño y te has levantado en forma y descansado?

Este es el clásico ejemplo de un correcto equilibrio entre los dos factores.

Veamos algunos aspectos que pueden ayudar a mejorar la calidad de nuestras horas de sueño.

  • Más que al "cuánto", hay que estar atento al "cuando" dormir, debemos cumplir con una cierta regularidad de horarios, esto ayudará a nuestro biorritmo y pasaremos las horas nocturnas durmiendo de manera que sean relajantes y rejuvenecedoras.
  • Temperatura y humedad. Acostumbrémonos a mantenerlas bajo control, pueden ser un obstáculo que nos impide dormir y seguramente perturbarán la regularidad de nuestro descanso una vez dormidos.
  • Alimentación correcta y medida. Comer cerca de la hora a la que se quiere conciliar el sueño no es lo más apropiado, tener la comida en el estómago o los alimentos difíciles de digerir, nos creará problemas para dormir y tendremos un reposo irregular y agitado.
  • Nuestros amigos los animales. Va a ser un duro golpe para los amantes de los animales, pero nuestras mascotas no deben dormir con nosotros. Sus movimientos nocturnos pueden,eventualmente, perturbar nuestro descanso.
  • Total oscuridad. Asegúrese de que la habitación está completamente a oscuras, sin luz artificial o natural que pueda entrar al amanecer.
  • Despertar. El despertar es un momento clave para salir de la fase del sueño de modo correcto. Debemos exponernos a la luz natural en cuanto nos despertamos con el fin de regular nuestros biorritmos de una forma natural.
  • Elegir el colchón. Finalmente, el tipo de colchón y su calidad siempre debe ser considerado. Elegir el más adecuado y asegúrese de que es el que mejor se adapta a nuestras características físicas y nuestros gustos nos ayudará en gran medida a disfrutar de un buen descanso.

Imagen: Gustave Courbet [Public domain], undefined