Según este informe confidencial de la oficina gubernamental estadounidense, cuyos autores fueron los científicos David Graham y Kate Gelperin, el medicamento debería ser retirado del mercado.

El debate sobre los verdaderos efectos del Avandia lleva años. En mayo del 2007, el New England Journal of Medicine publicó un análisis de decenas de estudios sobre un universo de casi 28.000 personas que habían tomado Avandia.

La revista indicó que los pacientes que consumieron el fármaco Avandia tuvieron un riesgo 43% mayor en sufrir un ataque al corazón que las personas que tomaban otras medicinas contra la diabetes o ningún medicamento.

La doctora Janet Woodcock, directora del centro de fármacos de la FDA, comentó en un comunicado interno que "existen opiniones conflictivas" sobre la medicina y ordenó la creación de una comisión asesora que deberá determinar si Avandia se sigue vendiendo en el mercado.

La FDA, organismo que regula los medicamentos en Estados Unidos, pedirá una vez más la opinión de un grupo de expertos acerca de los riesgos de la rosiglitazona, principio activo de Avandia. será la segunda vez en la historia que lo haga.

En un comunicado, GlaxoSmithKline dijo que "rechaza las conclusiones sobre la seguridad de Avandia" y apunta que, acorde al etiquetado de la caja del medicamento aprobado por la FDA, las pruebas científicas "simplemente no establecen que Avandia incrementa el riesgo cardiovascular isquémico o causa isquemia miocárdica".