En los últimos años, los investigadores han planteado su preocupaciones sobre la capacidad de BPA para emular a los estrógenos y, potencialmente, alterar el sistema hormonal.

Aquí os dejo algunos pequeños trucos para evitar o limitar la exposición al BPA.

1.- No reutilice las botellas

No utilice botellas que estén arañadas . Si están hechas con BPA, los arañazos producen una mayor liberación de la sustancia química. Por otra parte, los pequeños rasguños son un lugar ideal para que las bacterias crezcan.

2.- Compruebe el código de reciclaje del envase

Los recipientes de plástico están marcados con un código de reciclaje en la parte inferior, conocido tambien como código de identificación de resina. Evite el uso de recipientes de plástico con código de 3 ó 7, ya que algunos plásticos marcados con estos códigos pueden contener BPA.

3.- Reduzca el consumo de alimentos enlatados

Las latas fueron desarrolladas como un método para conservar los alimentos y reducir el peso de los envases, que hasta ese momento eran de vidrio, utilizados para enviar alimentos al ejército hace unos 200 años. A pesar de un gran invento, las latas tiene algun peligro potencial.

En un proceso conocido como migración, el BPA utilizado en el revestimiento de las latas pueden filtrarse en el contenido de los alimentos, especialmente los alimentos líquidos como sopas y salsas. Con el fin de reducir la exposición al BPA, así como otros efectos no deseados de comer demasiados alimentos procesados, hay que reducir el consumo de latas.

4.- Cuidado al calentar los alimentos

No coloque líquidos muy calientes o hirviendo en recipientes de plástico que contengan BPA. El bisfenol A se libera desde el recipiente más fácilmente a temperaturas altas.

Del mismo modo, no introduzca recipientes de plástico para alimentos en el microondas . El policarbonato es resistente, duradero, pero con el tiempo puede romperse y liberar BPA a altas temperaturas.

5.- Elija recipientes no plásticos

Hay muchas alternativas a los envases de plástico, incluyendo vidrio, cerámica, madera, porcelana y contenedores de acero inoxidable. La mayor parte de estas alternativas pueden ser recalentadas con seguridad y son duraderas.